Por: Ricardo González

Hay que ser inhumano y carente de corazón, para pasearse por estos titulares y no abrir los ojos ante la realidad que denuncian los medios. 19 muertos en el ataque a un barco de carga con ayuda humanitaria. Gobierno destruye almacenes de medicinas de la Cruz Roja. Fuerzas Armadas asesinan corresponsales extranjeros; Gobierno usa logo de Cruz Roja para operaciones militares.

¿Terribles noticias verdad? pero no son de la dictadura en Venezuela. Son noticias de los principales aliados de Juan Guaidó. Israel, Estados Unidos y Colombia respectivamente. Y son sólo ejemplos de cómo estos países violan constantemente los Derechos Humanos, el Derecho Internacional y los mecanismos para brindar ayuda humanitaria a poblaciones que atraviesan dificultades o están bajo asedio.

Por ejemplo, en 2001, tres almacenes del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Kabul, capital de Afganistán, fueron bombardeados por aviones estadounidenses en tres ocasiones. En los locales había alimentos esenciales, tiendas de campaña, cobijas y otros equipos de emergencia destinados a los más pobres. La Cruz Roja informó que unas 55.000 personas quedaron sin alimentos a causa de los ataques. 

En 2007, un helicóptero masacró a una decena de personas en Bagdad, entre ellos dos empleados de la cadena Reuters. Se estima que durante la guerra de Iraq, las tropas de EE.UU. asesinaron 19 periodistas. A pesar de tener pruebas audiovisuales, presentadas por Wikileaks, Washington nunca investigó los casos.

En 2008, durante la Operación Jaque, Colombia asumió que utilizó las siglas de la Cruz Roja durante el rescate de la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt. El uso del emblema del CICR está regido por el Derecho Internacional Humanitario y su uso para engañar a una de las partes de un conflicto es considerado un delito.

En 2010, Israel ataco brutalmente una flotilla con 10.000 toneladas de ayuda humanitaira con alimentos, medicinas y otros materiales que escaseaban producto del bloqueo contra Gaza. La marina de Israel asaltó violentamente el barco Mavi Marmara, asesinando a 19 tripulantes e hiriendo a otros 60.

Entre 2003 y 2007, los militares estadounidenses y mercenarios que operan en las bases del Plan Colombia, violaron a 53 menores colombianas de hasta 12 años de edad, además fueron filmadas y vendieron las cintas como material pornográfico.

A pesar de todo esto, la oposición venezolana y sus jefes del norte, siguen con su empeño de imponer la entrada de camiones con cargamento proveniente de EEUU. Ni la ONU ni la cruz roja internacional, avalan el llamado proceso de “ayuda humanitaria” porque este no cumple con los principios de neutralidad política, imparcialidad e independencia. Y de colmo, el camión quemado por los propios terroristas en el puente de Tienditas, reveló que el contenido de estas cargas humanitarias, realmente eran pitos, cables, cajas de clavos, máscaras, cocteles molotov, entre otros artículos para trancar calles, generar violencia y cometer actos terroristas.

El camión quemado sobre tienditas sólo terminó desnudando que no se trata de una ayuda, sino de un caballo de Troya, es decir, una estafa humanitaria.

Ricardo González

@ricardogzk

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here