por: Alex Lanz

Hay una BUENA discusión, sana además, en las redes sociales sobre el “discurso” de que la Amazonia es el pulmón del mundo. Bueno es y sobretodo NO lo es.

Suena impactante el término, pero en verdad es una referencia errónea a la hora de graficar lo que realmente hace y alberga la Amazonia.

¿Por qué?

  1. En realidad ya produjo toneladas de oxígeno para el planeta en sus inicios, hace millones de años. Pero ¿qué significa eso?

Las plantas, justamente, generan mucho oxígeno en su crecimiento, una vez desarrolladas, esa producción baja y se nivela tanto en oxigenación como en emisión de dióxido de carbono es decir no “produce” el oxígeno del planeta. De hecho, lo que el Amazonas produce, es para él mismo.

  1. Si bien los nuevos (he ahí la tarea q tiene el ser humano, vale decir “reforestar”) bosques y selvas aportan en oxígeno al planeta, el gran actor en esto son los océanos. Más del 70% del oxígeno q consumimos viene del mar d los océanos, (de microrganismos como el Prochlorococcus).

La Amazonía, si bien no es el pulmón que muchos aseguraban, sí sirve como reservorio del CO2 del planeta. Échenle pichón que asimila una cuarta parte de aquello, sirviendo como generador de equilibrio (algo delicado) del actual sistema medioambiental global.

Además el gran aporte de este sistema (q nosotros por ambición económica más q por sobrevivencia, escoñetamos) es lo que podría llamarse “el ciclo del agua”. Es decir que el aporte del “vital líquido” que da la Amazonía, es vital (además de su bioma obviamente) para que producir oxígeno.

La situación en la Amazonía es grave, la quema y deforestación de esa zona supondrá la liberación descontrolada de toneladas de dióxidos de carbono y con ello, un desequilibrio de impacto global.

El problema general, es el calentamiento global aunque los terraplanistas digan que es una agenda oculta del marxismo cultural globalista para apoderarse del mundo. Con el calentamiento, y SIN la Amazonía (entre otros biomas) olvídelo, no hay futuro.

Ambientalistas (suerte de gente vistas como unos hippies veganos que “interrumpen” el desarrollo económico del mundo) han sido los primeros en alarmar el desequilibrio ambiental y por ende nuestra propia muerte. Ellos han alertado pero sobretodo han propuesto.

Y es combatir el desequilibro que el mismo ser humano (cual plaga suicida) genera. La reforestación es una forma además de la protección de lo que ya existe. Los pueblos indígenas son (carajos que entienden mejor el papel a ejercer) los únicos expertos en esa protección.

¿Quién es el culpable de todo esto? pues la ambición económica del ser humano. Esa ambición la genera hoy un sistema económico, que durante 100 o más años ha propiciado la destrucción de su propia casa y ese es… ¿saben cuál, cierto?

Podemos tener “ese” sistema económico y cuidar (reforestar, no destruir sino reconstruir) el planeta? Lo dudo pero si existiese algo de consciencia podría ser posible, el peo es que la ambición sea desechada por esa consciencia.

Y termino diciendo: No soy biólogo o experto, pero creo que como dice un compañero tuitero: @MorrisonExtreme la gente debe leer, aprender (y a veces desaprender) es el mejor escudo a que nos vendan gato por liebre. Leer e investigar es la mejor arma ante el fake news, el revisionismo.

@Alanz

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here