La cultura de la pistola, violencia, supremacías, injerencias, xenofobias, rodean la sociedad estadounidense, junto a un inexistente control sobre la venta y porte de armas, que pueden adquirirse en tiendas con una normalidad que va de la mano al aumento de las cifras de los numerosos tiroteos y enfrentamientos con balas, en estos meses de este año, van 254 contabilizados con un saldo mortal más impresionante aún.

Según un estudio del 2007, existen 270 millones de armas en los hogares estadounidenses, con una media de 88.8 por cada 100 personas. El siguiente país de la lista es Yemen, con 54.8 por cada 100 habitantes.

Para el diario local The Washington Post, en Estados Unidos hay más armas que personas, es decir, si se reparte un arma por cada hombre, mujer y niño, sobran incluso 67 millones.

La frustración

Según Los Angeles Times, además de la cantidad armas que portan a diario muchos ciudadanos, está la decepción por no poder llevar a buen puerto el tan traído sueño americano, en un momento complejo para la economía de muchos hogares pese a que los indicadores macroeconómicos hablan de bonanza y estabilidad.

También está el hecho del deseo de fama y notoriedad por parte de muchos, lo que les lleva a cometer un sonado acto criminal para salir del ostracismo. Eso, y una mala política en el manejo de casos de enfermedad mental hacen que EEUU siga viviendo en sus propias carnes esta clase de sucesos espeluznantes.

Hasta el 7 de agosto de este año, así como 33.585 incidentes violentos, 8.913 muertos y 17.622 heridos. Las cifras corresponden a un estudio de la organización Gun Violence Archive, lo que pone en evidencia, una vez más, las consecuencias del amplio uso de armas en EEUU, mientras que el presidente de la nación, Donald Trump, culpa a los videojuegos, las redes sociales y las enfermedades mentales por las recientes masacres ocurridas en El Paso, Texas, y en Dayton, Ohio.

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here