La paranoia de la derecha vuelve notarse y esta vez enfila toda su artillería contra el Foro de Sao Paulo, mecanismo de concertación de partidos y movimientos políticos de izquierda de América Latina y el Caribe, que desde 1990 se ha planteado acciones en la lucha antimperialista, para la superación de problemas económicos, políticos, sociales y culturales de los pueblos del continente; que no casualmente se concentrará en Caracas desde el 25 al 28  de julio para su XXV edición, para entre otras cosas respaldar el proceso de diálogo que se desarrolla en Barbados.

Más de 10 años de hegemonía de gobiernos progresistas y la sólida presencia un movimiento popular contestatario, podría ser la razón de los temores de la derecha que logró posicionarse con un débil liderazgo, soportado en falsas promesas de progreso ante la crisis económica causada por la caída de los precios de las materias primas, así como en persecuciones judiciales, grandes campañas comunicacionales y bastante lobby estadounidense.

Las posibilidades de recomposición de las fuerzas de izquierda de la región, llegan justo en medio de los ataques más brutales a sus principales bastiones (Venezuela, Nicaragua y Cuba) y en pleno renacimiento del poderío norteamericano, quienes lograron imponer su agenda económica y política a través de diversos mecanismos, donde la presión a Venezuela juega un papel central.

La Guerra económica, el desconocimiento a la constitución, la autoproclamación de un presidente y el cerco diplomático parecen no ser suficientes trampas para derrocar al Chavismo que aunque quieran dibujar aislado, sigue siendo referencia de los gobiernos y movimientos que batallan por un mundo más justo. 

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here