El pasado sábado 29 de junio se dio a conocer el fallecimiento, en el Hospital Militar de Caracas, del Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo, quien desde el pasado 21 de junio se encontraba detenido en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DIGECIM) por los delitos de terrorismo, sedición, magnicidio en grado de frustración y por su participación en el intento de golpe de Estado contra el Presidente Nicolás Maduro.

Este hecho, repudiable por todos los actores de la vida pública nacional, devela un cambio repentino de jugada: el balón, que estaba en posesión del gobierno nacional, pasa a la oposición venezolana quienes, hasta la semana pasada, se encontraban acorralados, sin pasar de la media cancha, por dos situaciones: la presión internacional que les obligaba a seguir participando en los espacios de negociación con el gobierno (en contra de su manifiesta voluntad) y el señalamiento sobre los actos de corrupción en la administración de recursos para la “ayuda humanitaria” a Venezuela de Juan Güaidó.

En relación a los espacios de negociación, por ejemplo, encontramos entre las primeras reacciones de la vocería opositora el anuncio (ahora sí “justificado”) de suspensión de su participación en la mesa de negociación de Barbados. Así lo informó Nelson Bocaranda, en su cuenta de Twitter:

En la misma línea, Antonio Ledezma, a través de su cuenta @alcaldeledezma llama a cerrar de manera definitiva los diálogos en Oslo y Barbados:

Por su parte, la Unión Europea, que hasta la semana pasada cuestionaba el papel del autoproclamado e invitaba a fortalecer la vía del diálogo entre Gobierno y Oposición, declaró este lunes en un comunicado, elevado por la alta representante para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini que:

 “La muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo mientras estaba en custodia de las Fuerzas de Seguridad venezolanas, es otra cruda ilustración de la naturaleza arbitraria del sistema judicial en el país y de la falta de garantías y derechos para quienes están detenidos”.

Por último, resulta necesario incluir en el análisis las declaraciones ofrecidas por el Presidente de los EE.UU quien, además de ser el autor de “todas las opciones sobre la mesa” para sacar a Maduro, anunció –sin precisar detalle- que tenía preparada cinco (5) nuevas estrategias en contra del gobierno del Presidente Nicolás Maduro. Dicha afirmación fue hecha el mismo sábado, al término de su participación en la Cumbre del G20 y a horas después del fallecimiento del Capitán Arévalo.

Por ahora, toca esperar el resultado de las investigaciones, las cuales ya dieron con la detención de dos funcionarios de la DIGECIM, a quienes se les imputa por presunto homicidio; y estar atentos a la reacción de los hilos que se mueven bajo el financiamiento norteamericano.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here