La oposición venezolana, en estos momentos “liderada” por el presidente autoproclamado Juan Guaidó, quien no solamente en los últimos meses ha bajado popularidad ahora protagoniza en su “gestión de Gobierno encargado” una trama de corrupción.

Luego de ilusionar a sus seguidores con la llegada de una supuesta ayuda humanitaria, de invitar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) para que se unieran a él, los resultados han sido contrarios, pues el dinero nunca llegó y los militares fueron olvidados.

El caso

El pasado 14 de junio, el diario PanAm Post publicó un artículo en el cual se mostraban pruebas sobre cómo los representantes de Guaidó en Colombia se apropian de los fondos para la supuesta “ayuda humanitaria”.

Los datos de esta investigación fueron otorgados por la inteligencia colombiana, en los que arroja como principales responsables a  Rossana Barrera y Kevin Rojas, quienes estaban encargados de la atención a los desertores venezolanos que llegaban a Colombia.

Desde hace meses se hicieron públicas las denuncias de los militares en Cúcuta que le exigían a Guaidó que les respondiera, luego que hasta fueron abandonados y desalojados de donde estaban alojados.

Esto fue confirmado en la investigación periodística, dado que los hoteles donde se alojaban tenían que ser pagados por la oposición venezolana, y la deuda llegaba a 20.000 dólares, por lo que el hotel tuvo que desalojarlos.

Además con el fin de obtener más dinero para supuestamente ayudar, los representantes de Guaidó aumentaron la cifra de los desertores, que según ellos llegaba a más de 1.400 y las cifras de inteligencia Colombia arroja que son unos 700.

¿Es mentira?

Hasta los momentos, ningún dirigente de la derecha venezolana ha salido a desmentir lo sucedido, más bien el embajador de Guaidó en Colombia, Humberto Calderón Berti, confirmó la investigación.

Calderón Berti indicó que desde hace dos meses se ha venido siguiendo el caso y las pruebas fueron presentadas en la Fiscalía colombiana para continuar con las investigaciones.

Por su parte, el autoproclamado se quiso defender y escudar haciendo un llamado a que se haga justicia con los responsables, pero afirmó que el pago de los hoteles estaba a cargo del partido Voluntad Popular (VP).

Otra de las excusas utilizadas para tratar de desmentir la situación, es que el dinero no era destinado para la ayuda humanitaria, sino para solventar la manutención de los militares. Lo que igual representa la confirmación del abandono por parte de la dirigencia de Guaidó a quienes según lo llevarían al poder.

Todo esto, mientras Barrera y Rojas pagaban hoteles a sobreprecio para ellos y gastaban en tiendas de ropa y alquiler de vehículos, exclusivamente para uso personal, y quienes obviamente no han salido a dar la cara ante estas acusaciones en su contra.

Pero Nicolás miente…

Desde que la derecha venezolana pretendía ingresar al país una supuesta ayuda humanitaria y hasta realizó un concierto para recaudar fondos, el presidente de la República, Nicolás Maduro, señaló que todo era una show.

Que ahora casi cuatro meses después se ve la tarima de todo el teatro armado, la ayuda humanitaria no entró y el dinero recaudado jamás apareció.

Luego de hacer una gira por América para conseguir respaldo y reconocimiento, aunque en realidad lo que buscaba era conseguir apoyo económico, Guaidó está llegando al declive de su política de encargado, dado que ninguno de sus planes se ha dado, y que ni los regaños del Gobierno de Estados Unidos han funcionado.

Ahora, cómo poder salir airoso de esto, después de tener todo en contra, pérdida del respaldo internacional, abandono a militares, ser investigado por ser líder de una trama de corrupción y con un intento fallido de golpe de Estado.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here