El diálogo político en Venezuela ha sido una herramienta que ha destacado a la Revolución Bolivariana, para resolver cualquier diferencia con la oposición, pese a los múltiples obstáculos que ha puesto el otro sector.

Reiterados llamados a diálogo se han hecho desde que el comandante Hugo Chávez estaba en la Presidencia, los cuales siguieron con su sucesor Nicolás Maduro, sin embargo, siempre la derecha venezolana incumple los acuerdos establecidos o simplemente se retira de la conversaciones.

Venezuela es una democracia dialogante, movilizada y con pueblo, que son características vitales… Para que haya paz tiene que haber diálogo, y nosotros queremos la paz y el diálogo para hacer más revolución”, afirmó en una oportunidad el jefe de Estado, Nicolás Maduro.

 

¿Por qué llamar a diálogo?

Desde la llegada de Chávez al Gobierno se formó una oposición, válida cuando se está en democracia, que quiso boicotear toda política implementada por el comandante.

Es por eso, que en 2002 utilizó el mecanismo de diálogo político para disipar las tensiones que había entre ambos sectores, que incluía a los empresarios, debido que afectaban la gobernabilidad del país.

Inicia el diálogo

Los procesos de diálogo en Venezuela iniciaron un 22 de agosto de 2002 desde el Palacio de Miraflores, donde el presidente Chávez se reunió con Fedecámaras, el cual fue suspendido el 28 de noviembre con la convocación a un paro nacional de 12 horas para el 10 de diciembre.

¿Qué pasó después?, se perpetró el paro petrolero que se extendió hasta febrero del 2003 y solo empeoró la situación en el país, afectando directamente la economía de la nación, siendo la oposición venezolana el vinculante directo a esta situación.

2014

En esta oportunidad, el presidente Nicolás Maduro es quien llama al diálogo luego que se perpetraran los hechos violentos impulsados por la derecha venezolana, denominado “La Salida”, pero la autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se negó a participar.

La Conferencia de Paz se realizó el 26 de febrero en el Palacio de Miraflores, donde asistieron representantes de la Iglesia católica y personalidades vinculadas a la derecha, sin embargo, tampoco se llegó a nada.

2015

En este año, se realizan las elecciones parlamentarias y luego se hace nuevamente un llamado al diálogo, pero la oposición venezolana se niega nuevamente.

Pero en 2016, la presión internacional es tanta que la MUD acepta dialogar con el Gobierno nacional, pese a que dirigentes hayan asegurado que no lo harían.

República Dominicana, fue el escenario de la primera reunión entre ambos sectores venezolanos que se iba a tratar de cinco ciclos de diálogo, para luego firmar un acta de preacuerdo y luego un documento definitivo.

Y en 2017 se desató una gran ola de violencia en las calles, dado que sectores de la oposición convocaron a las calles para ver si por fin lograban el derrocamiento del Gobierno.

Esta ronda de diálogo en República Dominicana se extendió durante todo el 2017, pero la oposición no se mantenía firme en el proceso. Tanto que llegó el 2018 y la derecha venezolana no asistiera a los encuentros en la isla caribeña.

Para febrero de 2018, se esperaba la firma del acuerdo final, pero la oposición tras recibir presión de sus aliados internacionales decidió desechar todo el proceso de diálogo y no rubricó el documento.

Sin embargo, el presidente Maduro nunca descansó en su intento por solventar la situación del país y siempre reitera su llamado al diálogo nacional.

2019

Luego de un autoproclamado en desacato llegara a apoderarse de la dirigencia opositora y asegurara en varias oportunidades que no dialogaría con el mandatario nacional, la realidad es otra, ambas delegaciones se encuentran en Oslo, Noruega, para iniciar un nuevo proceso de conversaciones, y así lograr un nuevo consenso político.  

¿Por qué fracasa el diálogo?

Pese a que el Gobierno bolivariano mantiene su respuesta firme y disposición para lograr una solución pacífica para el país, la oposición venezolana sigue boicoteando todos los intentos para que esto se logre.

Siempre mantienen su accionar violento, que deja cientos de muertos, para luego decir que quieren lo mejor para el país, y cada vez que el Gobierno busca acabar con este mecanismo se niegan a participar, tras alegar que el Ejecutivo es quien no respeta lo acordado.

Aunque se escuchen sus propuestas, se convoque a elecciones, a las que ellos luego se niegan a participar, o se ausentan de las conversaciones, cabe preguntar quién realmente inclumple el diálogo.  

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here