Al sur del continente se mantienen en constante movimiento la lucha por las reivindicaciones y la justicia social de aquellos países donde, sus gobiernos neoliberales, pretenden responder ante las presiones imperiales. Sin embargo, existen esperanzas en los rincones de una Argentina azotada por recortes y represión.

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, no son familia, aunque las batallas que han librado en la política de su nación, con sus altos y bajos, los han unido más que la sangre.

Los hechos

  • Según la prensa argentina, Fernández fue pieza clave de Néstor Kirchner, y auqne nunca se llevó bien con Cristina y se enfrentaron duramente después de su muerte, luego se reconciliaron superando sus diferencias, para convertirse en una propuesta de fórmula para las próximas elecciones, en las que Alberto iría por la silla y Cristina por la vice.
  • Según las encuestas, la expresidenta es la dirigente opositora con mayor intención de voto si bien tiene también un techo que podría complicar su reelección en una eventual segunda vuelta.

“(Mauricio) Macri ha desarrollado una política que consistía en deteriorar el consumo, creyendo que haciendo eso y conteniendo la circulación monetaria, con su lógica económica neoliberal, iba a resolver el problema inflacionario. Lo cierto es que lo único que hizo fue destruir el sistema económico argentino porque en un país donde se consume el 75% de lo que se produce, cuando bajás el consumo durante 4 años consecutivos, terminás afectando fuertemente la producción y cuando pasa eso se afecta el empleo y conducís a miles de personas a la pobreza”, Dijo Alberto Fernández en una entrevista luego de conocerse su postulación.

Por su parte, Cristina Fernández de Kirchner, se ha mostrado mucho más conciliadora con quien fue también uno de sus más  acérrimos enemigos dentro del peronismo y ha sabido mover las piezas de este ajedréz político.

“Alberto, a quien conozco ya desde hace más de 20 años y es cierto con quien tuvimos también diferencias estoy convencida que expresa lo que en este momento en la Argentina se necesita para convocar a los más amplios sectores sociales y políticos y económicos también no sólo para ganar una elección sino para gobernar”, aseguró.

Entretanto, la gestión de Macri, cae en las encuestas de aceptación y se ve incapacitado para salir de la recesión económica, obligado a mantener un ajuste en sus políticas públicas en base al acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional y por el cual comprometió a la nación por 56.300 millones de dólares. 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here