Este siglo XXI llegó como un huracán, embistiendo y desafiando los cimientos de todo lo que encuentra a su paso, sobre todo en términos políticos e ideológicos, pues las correlaciones de fuerzas cambian como la dirección del viento, dando paso a nuevos polos de poder y resurgiendo viejos fantasmas en reposo.

Situacion que justificaría la llegada no casual de un extremista, como Donald Trump, a la presidencia de los EE.UU y la nueva etapa de las relaciones de ese país con el mundo; y sobre todo con Latinoamérica, un territorio perdido por al menos dos décadas, al que han dedicado mas del 50% de su agenda en entre 2018 y 2019.

Razón que nos confima, que las definiciones son cruciales, no solo la sobrevivencia de los modelos y proyectos progresistas y revolucionarios, sino para el mantenimiento de la paz, los principios y la moral de los pueblos que representan.

Traiciones cobardes

Los hechos indican que el destino de los traidores siempre es el mismo; lo que resulta decepcionante es que a estas altura del partido, muchos seudo lideres no lo hayan entendido e insistan en traicionar a sus pueblos para “salvarse” el pellejo, lavar sus culpas y su dinero.

  1. Tal es el caso de Lenin Moreno, que luego de traicionar el proyecto político emprendido por el pueblo ecuatoriano, junto a su ex compañero de partido Rafael Correa; resultó ser informante/colaborador de las agencias de seguridad estadounidenses y europeas, violando convenios internacionales y enviando al paredón a Julián Assange, luego que el activista y periodista diera a conocer sus vínculos con la empresa offshore “INA Investment” reflejada en los Panamá Papers, fundada en 2012 por su hermano.

  1. Por su parte, aunque no tiene el mismo impacto por lo gris del personaje vinculado. El general venezolano Hugo Carvajal y ex director de inteligencia militar durante los gobiernos de Hugo Chávez; creyó que tras traicionar la Revolución Bolivariana y reconocer como “presidente encargado” al líder opositor Juan Guaidó; se borraría su historial y las alertas de búsqueda creadas por los EE.UU, por el simple hecho de asociarlo al chavismo.

No aprendieron los traidores, en todos esos años de baño de pueblo, que el imperialismo existe, que no perdona y que el destino de los traidores siempre es el mismo, la nada.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here