Con esta dirigencia opositora no hay espacio para el aburrimiento, pues cuando todo parece rutinario y retórico, se inventan nuevas y mejores maneras de llamar la atención; y ahora resulta que el presidente autoproclamado Juan Guaidó denuncia un golpe de Estado e implora el apoyo de la “FAN”, ante el allanamiento de su inmunidad parlamentaria para facilitar la investigación de corrupción en su contra, lo que resulta contradictorio dado su desconocimiento y subestimación a la autoridad y liderazgo de Nicolás Maduro.

Señores la desesperación se siente, pues aunque los impactos de los ataques del imperialismo norteamericano contra el pueblo venezolano son brutales, y podemos evidenciarlos en el día a día de un pueblo que lucha por mantenerse en pie; todo parece indicar que a la luz de los objetivos de la derecha nacional, no son suficientes. Situación que lejos de relajar debe causar alertas. La frustración ha desatado los demonios de muchos que en nombre la “libertad” pretenden aniquilar todo lo que le resulte distinto; acciones que lejos de ser aisladas representan una fase de la guerra no convencional decretada contra Venezuela que  pretende sumirnos en la desesperanza.

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here